domingo, 6 de junio de 2010

Decadencia (Cap I)


El olor de la lluvia viene a mí,
aún en verano.

Es el amor…

Que duerme en el olvido;
Inerte, en los grises sembríos
en la desesperanza del campesino.

Nubes de lluvia cubren el cielo de mi corazón
que palpita sin tormenta, sabor a ceniza.
La espera, muere en pena
como mi cuerpo se pierde
en el viento olor a lluvia, olor a muerte.

Quisiera ser leña
que arda besando la cordillera,
germinar en tan hermosa soledad
y no ser testamento de una tierra resignada.

Aveces sueño ser niebla, amplia y tranquila
en un ruidoso cultivo de buitres.
Aveces quiero ser canción dulce
que canta en cada hoja seca,
perdiéndome en el viento,
olor a lluvia, aún en verano.

3 comentarios:

[†Prince Wrjkas Cantodea†] dijo...

Es algo fantástico, has devuelto a mí, la belleza de lo que es la desolación!!!

la tristeza... fantástico...


(te agregué a facebook)
un saludo.

elcielo dijo...

El verano es una buena época para el amor...

Danais Anja Bozac dijo...

seria tan hermoso sentir esa soledad tan dulce...
y ese olor a tierra mojada que nos embriaga en verano!
saludos