domingo, 8 de enero de 2012

Confesión


Y tu voz se convierte en eco de la mía,
imagen sonora,
aparición en esta noche calma
donde no hay estrellas, ni luna.
Sólo una suave  brisa de lágrima.

2 comentarios:

Ave De Estinfalo dijo...

Me encantó el final

"Sólo una suave brisa de lágrima"

Saludos, que estés bien

byE

Rogger Brito R. dijo...

Gracias, Ave.