martes, 27 de marzo de 2012

Acoraza mi Corazón, Luna

Se acabó la calurosa tarde;
tu gran bahía y tu clamor; la charla
con tu madre iluminada
que nos brindaba un té lleno de tarde.

Se acabó todo al fin: las vacaciones,
tu obediencia de pechos, tu manera
de pedirme que no me vaya fuera.

Y se acabó el diminutivo, para
mi mayoría en el dolor sin fin,
y nuestro haber nacido así sin causa.

3 comentarios:

Alexander MalVen dijo...

Hace mucho que no pasaba por aquí. Este poema me recuerda a algunos de mis temores.

Sabes, deberías publicar un poemario.

Rogger Brito R. dijo...

Gracias por tu visita, en verdad estoy pensando seriamente publicar algo.... Ya veremos.

Danais Anja Bozac dijo...

uhh hace mil años que no venia y parece que tenemos una nueva portada!

que bonito dejaste el blog! :3

y que hermoso estas escribiendo, te felicito! me alegra que sigas mejorando :)